sábado, 6 de enero de 2018

Americana, parte uno

Me encantan las Américas. La del norte y la del sur. Y la central si nos ponemos "mijita". Y aunque poco a poco voy conociendo y apreciando el folk sudamericano, es la música tradicional de los USA lo que siempre me ha atraido. Desde antes de saber ni lo que era. Recuerdo haber visto de adolescente unos fragmentos de documental, quiza el de Alan Lomax, sobre Los Apalaches y flipar. O cuando en The Last Waltz, The Band tocan borrachos sentados en un sofá, flipar y pensar "esto es auténtico":
https://www.youtube.com/watch?v=nmPwDp8JSns

El folk USA es el "destilado" de tradiciones africanas, europeas, irlandesas, del medio oriente y montón de pueblos más...normal que sea una tradición tan rica y abundante.
Emigrantes de todo el mundo la crearon.

Otra cosa es el pueblo americano hoy día. Un pueblo que aunque quiera "hacer grande de nuevo a América", está en evidente decadencia. Los usanos son capaces de crear una cultura viva y apasionante y capaces también de elegir a un Trump. O a una Hillary. Cuando lo que deberían hacer es echar a todos los monigotes y a los que les manejan.

Creo firmemente que algunos de los artistas más rompedores del mundo, están en los USA. Y apenas los conocemos. Van tirando alternando otros trabajos y viviendo con poco.
https://www.youtube.com/watch?v=QYSvEhmElGY

Y luego hay paletos, racistas, explotadores, sicópatas y sociópatas. Igual que aquí. Más ruidosos y con más presencia en los medios y en la ideología que los utiliza como ejemplos para el shock, la desinformación y el control.

















No quiero copiar su cultura. En parte porque ni siquiera es suya. Ni me apetece demasiado ir allí. Todavía como turista y suponiendo que todo fuera ok...
Me quedo con esta España, reventada y con un pueblo igual de peligroso. Me quedo con hacer lo mejor de lo que me rodea...con la esperanza de que siempre sea posible huir si hace falta...

viernes, 5 de enero de 2018

Americana, segunda parte

No, no te has perdido la primera. Es que no la he subido aún. Está escrita a lo old school: en una pequeña libreta de notas. Y no es una libreta cualquiera. Bueno, sí que lo es. De hecho, es una libreta de lo más corriente. Bueno. Lo eran hasta hace unos años. Hasta que se pusieron de moda todas esos moleskiners para hipsters. Ahora ni los camareros llevan libretas de espiral de alambre. Ni los yonkis.

En fin. No voy al grano aún. Feliz año nuevo y tal. Me está costando aterrizar y volver a despegar: Ni quería quitarle "el nudito y el lacito" al blog en este 2018. Hasta he pensado en abandonarlo, ponerlo oculto, ponerlo solo para invitados...de tanto en tanto tengo un ataque de pudor y pienso que me expongo más de la cuenta. Pero esto, ¿esto no lo leía nadie, no? Si solo soy un "tipo triste y patético" no? En fin, es mi blog y me lo follo cuando quiera.

Americana. Folk. Iberia. Joaquín Díaz. Urueña, Valladolid. Mike Gangloff. Black Twig Pickers. Verdiales, ¿Estilo Almogía o Comares, eh? Y ahora la entrada:

Llevo unos años interesado por la música "folk": la música que la gente corriente hacía antes.
En especial y como siempre, me gustan más los "outsiders": los no puristas, los que aportan cosas diferentes.

Hay una tendencia en los USA desde finales de los '90 a volver a su música folk. Algo así como "el folk es el nuevo punk". Hay muchos ejemplos de músicos que vienen de rock o la experimentación y ahora tocan basándose en la música tradicional. Por ejemplo:
https://youtu.be/uVbeesKhYqk?t=2305

Llevo muchos años bromeando con mezclar rock y el folk de aquí: los verdiales. Pero excepto una o dos canciones "raras" que he hecho, siempre lo descartaba porque no veía variedad armónica ni rítmica en los verdiales.
Quizá porque me fijaba en las guitarras y el ritmo y no en el violín.

Hay muchas cosas de la música folk que me motivan:
- Es expresivo: no se limitan a hacer versiones
- Es música enraizada en las comunidades y su historia
- Se puede tocar con o sin amplificación
- No hace falta cantar ni contar nada
- Admite muchos tipos de instrumentos, incluso caseros
- Algunos de esos instrumentos, como el dulcimer, el octotone, la auto-harpa, los cuencos tibetanos, la sruti-box, la slide guitar, son muy intuitivos: no necesitan de un aprendizaje largo.
- Es la puta música humana que los humanos hacían para bailar, reir, lamentarse, acompañar funerales, contar historias, entretenerse, antes de esta locura cyborg post-todo y todo actualizado a la vez. Hard text for ya.

Es un fotograma de una película cuyo título no recuerdo. Es historia-ficción: cómo sería el mundo si Alemania hubiera ganado la segunda guerra mundial.