viernes, 29 de diciembre de 2017

Almost there

Nos acercamos al fin del año. Y esta es la entrada número 72 (esto solo tiene sentido para mí)

https://youtu.be/f1qhM3P5Wfw




¿Qué aprendí de mi "gira-fiasco" de navidad?

El año pasado por estas fechas me monté una "mini-gira" de ida y vuelta entre Cádiz y Málaga. Iba a ser una semana en total. Al final fueron apenas tres días. Lo hice casi con interés "científico", para probar qué cosas funcionarían y cuales no. Estos son algunos de los resultados:

- Organizar y cerrar las fechas me llevó más de dos meses. Empecé a finales de septiembre. Trabajo online al 99%.

- No recuerdo el número exacto de bares-salas-promotores con los que hablé, pero fueron muchísimos y a lo largo de toda la ruta. Solo un pequeño porcentaje de esos contactos funcionaron (contestaron a tiempo).

- La antelación es jodida de ajustar: no puede ser poco tiempo pero mucho tampoco porque la mayoría de bares no cierran actuaciones a más de tres meses. Las salas de conciertos sí, pero suelen cobrar alquiler (por tocar allí).

- Los sitios donde finalmente toqué, lo pusieron fácil desde el principio. Una gran mayoría de sitios tardaron en contestar o no lo hicieron, a pesar de que usé los contactos específicos para actuaciones. Es decir: si ves que un promotor te "marea" desde el principio lo mejor es que pases al siguiente.

- Es necesario tener plan B y hasta plan C para dormir: Nosotros teníamos varias opciones preparadas. La principal era un camping que se anuncia como "abierto todo el año", pero cuando llegamos estaba cerrado. Tuvimos que tirar de la siguiente opción (nos quedamos en el local donde tocaba al día siguiente).

- En principio iba a ir solo. Más por una cuestión de fechas y compromisos familiares que por otra cosa. Finalmente mi compañera puedo venir. Y fue un gran apoyo; los problemas que nos encontramos hubieran parecido peor de haber ido solo. Si alguien te puede acompañar, ni lo dudes. Ir solo es muy jodido.

- Lo ideal es cerrar las más actuaciones posibles. Y con coherencia de ruta para reducir el gasto en combustible. Por mala gestión de los bares (tardaron en contestar, ambigüedad de las respuestas), fui con solo dos fechas confirmadas y otras dos posibles, que no se confirmaron cuando ya estábamos allí. Yo sabía que no era lo mejor, pero quería hacerlo de todas formas y no dependía de mí.

- Aunque supongo que un móvil con internet es útil, no lo necesité. Llevaba toda la información importante apuntada, un móvil normal, la ruta trazada y un mapa de carreteras.

- Equipo: el imprescindible. Si puedes usar equipo que te presten las salas bien, pero no te fies. Por ejemplo la batería de la primera sala se desmoronaba. Cuerdas de repuesto, importantes.

- Comer e higiene. Comer no es difícil ni caro, son típicos los "picnics de maletero". Puedes encontrar buena variedad en los comercios habituales y locales. La higiene es más complicada; muchas veces las salas de conciertos no tienen las "mejores instalaciones" para la higiene (valga el eufemismo). A veces, hasta lavarte las manos puede convertirse en un lujo. Tenlo previsto.

- Economía. Seguramente no hagas dinero. Seguramente pierdas dinero. De todas formas hay grandes diferencias entre ir a por beneficios, cubrir gastos o ir "de turista". Se puede ganar poco y cubrir gastos si te organizas. Si dependes de lo que vayas sacando en los bolos, puede que una mala noche te corte la ruta. Hay que priorizar: el combustible es básico.

- No salgas nunca con el tiempo justo, lo más probable es que no llegues a tiempo. Siempre surgen imprevistos y aparcar para descargar los cacharros suele ser muy complicado. Llevar poco equipo ayuda mucho para eso también.

- Cuando estás de gira encuentras mucho apoyo en los sitios por los que pasas: gente a la que prácticamente no conoces que te aloja, gente que te echa una mano con los cacharros, te pone en contacto con otros bares y promotores, apoyan lo que haces comprando tus grabaciones o pagándote un poco más, alguna que otra cerveza gratis...

- Así que se amable y agradecido, no seas capullo. Recuerda, aunque estés estresao y cansado o frustrado, es lo que querías hacer.

- Encontrarte con público indiferente es muy probable. Pero siempre puede haber personas que de verdad estén disfrutando tu actuación. Por esa gente y por tí mismo, haz tu actuación profesionalmente.

- Si te notas cansado o crees que no estás en condiciones, aparca y descansa. No es necesario ni bueno que busques un sitio apartado. Recomiendo que pongas algo para que no se vea el interior del coche: parasoles, cortinillas caseras, incluso algún cartón "improvisao".

- Aunque no tengas grabaciones profesionales, lleva una pequeña tirada de lo que tengas y vende las copias a un precio bajo. Entiéndelo como promoción. Por ejemplo, CDr caseros con portadas fotocopiadas a 2 euros. También puedes usar códigos o enlaces de descarga fotocopiados en formato tarjeta de visita (super baratas) o tarjetas de memoria (más caras)...

- Como ya he dicho, dos fechas que no estaban confirmadas 100% se cayeron sin que yo pudiera evitarlo. La tercera se canceló por enfermedad y la cuarta, me encontré con un público poco interesado y unos cacharros que se caían...Algunas semanas después de volver, otro bar con los que había tratado de contactar para la gira me respondió muy interesado en que tocara. Demasiado tarde.

- Cada cual tendrá su opinión sobre la conveniencia de hacer giras cuando no te conocen. Bueno, una gira por una zona donde no te conocen es una buena forma de darte a conocer.

- Otra cosa sobre la confirmación de actuaciones: también se puede opinar que debía haber cerrado las fechas con más antelación. Como ya he escrito, la mayoría de sitios no cierran fechas a más de tres meses vista. No sé por qué. Es uno de los misterios de este mundillo.
Tampoco yo dispongo de muchas fechas libres. De ahí la siguiente conclusión:

- Tocar en navidades puede ser buena idea si eres un músico local, pero son malas fechas para ir de gira. Hay sobre-oferta de actividades, fiestas, quedadas y la mayoría de bares y salas no necesitan montar un evento para que vayan clientes.



jueves, 28 de diciembre de 2017

Cosas que sí

- Escuchar el L.A. Woman de The Doors.

- Jack Rose, guitarrista magnífico.

- Por muchas dificultades que paso, no compro el discurso ese de "si no disfrutas con lo que haces, no vale la pena". He visto lo que les pasa a los que se rigen por eso: nunca hacen nada. Se pasan años repitiendo las mismas notas y no son capaces de darles forma. Y se justifican diciendo "¿para qué? si de todas formas no soy músico". Esa gente que retuercen la realidad para que encaje con sus argumentos...uff. Son monigotes, no personas.

- Siempre he buscado mejorar, hacer canciones mejores, más emocionantes y más reales. Siempre mirando más allá. Tampoco compro el discurso de que debes dejarlo si no te haces profesional.Porque entre otras cosas, hacer música es algo espiritual.

- Ni siquiera acepto que "vivir de la música" sea el objetivo para todos los músicos. No tienes porque vivir de la música exclusivamente. Y eso no debe impedir que intentes ser mejor músico.

- La buena gente que conoces gracias a la música. Gracias a Raphael, María Jose y Adolfo, Miguel, Pedro, Germán, Nico, Anzoni, Rafa, Iván, Gentile, la gente del Ojopatio, José, David, Marco.

- Las habilidades que aprendes y el conocimiento que consigues. No me refiero a cosas músicales, sino a conocimientos técnicos, habilidades sociales, cultura y más...sin la música no sería quien soy.

- Feliz año nuevo a todos!


Cosas que no te ayudarán

- Si trabajas en otra cosa, no podrás dejar tu trabajo por mucho tiempo para tocar en otras partes. Es decir, no podrás mostrarte a públicos más favorables. Los promotores no te tomarán en serio porque si tu mismo no te vuelcas 100% en la música, ellos no se "la jugarán" con un amateur que tienes otras obligaciones.

- El interés por la música en directo ha disminuido mucho y está en competición con el ocio "casero": videojuegos, netflix, etc. Eso unido a la precarización de los sueldos, motiva que la gente salga menos y gaste prácticamente nada en música.

- La reducción de la oferta musical ha hecho que sea casi imposible tocar y encontrar música minoritaria. Si tocas un estilo no mainstream o eres un músico "peculiar", lo vas a tener todavía más difícil.

- El ahogo que produce el gobierno de España sobre los músicos (y otros artistas). Te dan dos opciones; o hacer todo legal (pagar cuota de autónomo, darte de alta en Hacienda, generar facturas tributando el 21% de IVA, etc) y morirte de hambre o buscarte la vida "en negro" y aceptar que no podrás tocar en muchas salas profesionales y que te pueden denunciar en cualquier momento...gracias políticos, a ver cuando os mirais "lo vuestro"...

- El intrusismo laboral de los "hobbystas", gente que toca por darse el gusto, sin cobrar, de cualquier manera, pero que han desplazado a los profesionales porque ofrecen música a coste cero para los bares.

- La nula cultura musical de una gran parte de los promotores, dueños de bares y público. A muchos ni siquiera les gusta la música en directo, pero programan actuaciones por negocio. Otros, no quieren saber nada de estilos y grupos que no les gusten.
Mención especial al público que no presta atención, mete ruido y va a actuaciones que no les interesa. En especial ese tipo de público "de postureo": los que van a conciertos por compromiso social o a mostrarse ellos.


miércoles, 27 de diciembre de 2017

Como caer en un círculo vicioso, edición músicos

- Un día "descubres" que quieres hacer música.
- Después de comprar un instrumento y aprender a tocarlo (proceso muchas veces lento, aburrido y frustrante), decides que quieres tocar en público.
- Encuentras algún sitio donde tocar. No te hacen mucho caso. De pagarte por entretenerlos, nada de nada (suponiendo que les haya gustado).
- Te pegas varios años así. Mejoras como músico. Cada vez te gusta más. Te planteas qué puedes hacer para tocar más y mejor.
- Piensas que hacer una buena grabación con tus mejores canciones puede ayudarte para llegar a más gente y conseguir mejores condiciones (mejores bolos).
- Grabas, mandas la grabación. Te hacen algunas reseñas, te compran algunas copias, conoces alguna gente por las redes sociales, pero no consigues más ni mejores bolos.

- Entonces piensas que necesitas más promoción. Y cada vez le dedicas más tiempo a hacer promoción que a hacer canciones.
- Pero tampoco sirve de mucho. No hablan de tí en los medios especializadas. No consigues llamar la atención (suponiendo que lo hagas bien).
- Hay demasiados músicos compitiendo por los mismos huecos. Muchos de ellos invirtiendo cantidades que no tienes para llamar la atención.
- Y los medios son negocios "miedosos", precarios muchas veces. Buscando ellos mismos llamar la atención del consumidor para que compren su producto (revista, merchandising, audiencia-publicidad).
- Así (los medios) procuran hablar de músicos que ya tengan algo de repercusión. Percha informativa.

- Te das cuenta de que estás en un círculo vicioso donde buscas exposición para poder llegar a tu público, pero no la recibes porque aún no tienes suficiente público. Tú, que solo querías hacer música.
- Y entonces te cagas en todas las revistas, web especializadas, en todos los nombres repetidos en ellas, en los manuales de marketing, en la sociedad capitalista y la manta que los cobija.